moda

“ESTA PRENDA ES UN ACTO DE PAZ”

Reincorporados de las FARC, confeccionan y generan moda en Colombia
Colección 2020 Manifiesta.

Un país identificado mundialmente por su café, por sus bellos paisajes, por su riqueza hídrica, y en el universo de la moda; por sus siluetas, estampados y colores, que unifican ornamentaciones típicas colombianas, con estéticas más modernas, está generando paz mediante el sector textil.

Además de esta colorida imagen de Colombia, también hay un contexto desgarrador, que ha cobijado a todo el país por más de 50 años en guerra. Impregnado por muchos años de violencia, desde el interior de cada hogar, desplegándose por todos los territorios urbanos y rurales, en conflicto armado interno.

En el 2016 se veía una luz, el gobierno del ex presidente Juan Manuel Santos y las FARC, firmaron el acuerdo de paz, el cual, en los últimos años -en especial con el gobierno actual- se ha expuesto a un sinfín de tropiezos.

Un eje fundamental del acuerdo es la reincorporación, y para que esta sea efectiva, se debe brindar la posibilidad de ingresos económicos lícitos y garantías laborales. A final del 2019, La Agencia para la Reincorporación y la Normalización informó que el 11.1% de 52.315 reinsertados, presentaban condiciones de desempleo.

La industria textil es uno de los sectores que más genera empleo a nivel mundial, y en Colombia, la moda no sería una excepción para brindarle una segunda oportunidad a los excombatientes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).

Ángela Herrera, una joven de 25 años y politóloga de la Universidad Nacional de Colombia, en su deseo de unir sus dos pasiones, la moda y la ciencia política, crea Manifiesta en el 2016, una marca que junto a Tejiendo Paz, trabajan con reincorporados de las FARC.

A raíz de analizar los derechos laborales de las costureras a nivel mundial, y a la situación del conflicto en Colombia, donde se estaba generando un acuerdo de paz, decide que la reincorporación sea el corazón de su marca, dando oportunidades laborales a los excombatientes.

“La costura como una forma de incorporarse a la vida civil”, menciona Ángela, una emprendedora que trabaja con cuatro jóvenes en Bogotá, y con diferentes reincorporados en Iconozo, Tolima, lugar donde la paz y la confección, se vuelven uno solo.

Con todos los altibajos que ha tenido el proceso de paz, ¿Cómo se manejan las garantías laborales con los que ya están reincorporados?

“La lentitud actual de la implementación del acuerdo de paz genera una incertidumbre a la población reincorporada, tanto en sus vidas personales como laborales, afecta la manera en cómo se perciben los objetivos de vida. Igual la mayoría de ellos están formando sus familias, trabajando por dar unas oportunidades diferentes a sus hijos a las que ellos tuvieron, y creo, que esa es la mejor muestra de la voluntad de paz que tienen.”

Moda y política

La moda, en su mayoría de escenarios es percibida como una industria superficial, pero esta es un arte, que comunica, que se genera de diversas formas según su contexto, y que desde su creación, producción y uso, es un acto político.

Manifiesta, moda colombiana.

Desde la creación de Manifiesta, Ángela siempre ha querido expresar esto con su marca: “La moda es un acto político porque nos permite enviar mensajes a partir de las prendas que confeccionamos”, reiterando que los consumidores deben conocer que están haciendo los excombatientes por reintegrarse y la importancia del acuerdo de paz en Colombia

Además, de darle todo el sentido a la palabra reconciliación, uniendo a través de la moda a víctimas y victimarios, quienes trabajan juntos en un mismo proyecto. “Las prendas de gamuza son patronadas por asociaciones de mujeres víctimas de la violencia y luego, confeccionadas por exguerrilleros.”

Dejar el odio a un lado, ese es el mensaje que Herrera quiere construir con su marca, apoyar la construcción de la paz, un mensaje que ha dejado claro en diferentes eventos donde ha presentado su emprendimiento y todo lo que hay detrás de este, como en el desfile PAZarela, llevado a cabo en la Universidad de los Andes, el año pasado, donde diferentes estudiantes y excombatientes, desfilaron las prendas creadas por Tejiendo Paz y Manifiesta.

Moda en tiempos de pandemia

Confección de tapabocas, en Iconozo, Tolima.

Actualmente la producción de kimonos y blusas esta parada, pero con una donación de insumos lograron confeccionar 14.000 tapabocas, que se destinaron a personas privadas de la libertad en la Cárcel Modelo en Bogotá, a comunidades indígenas al sur del Tolima, donde hay puntos de reincorporación y a diferentes poblaciones vulnerables.


Emprendimientos como el de Ángela Herrera, es apostarle a la moda local, a unas condiciones laborales justas, a democratizar la producción y el consumo de moda. Además, como punto vital, brindar segundas oportunidades y paz a nuestro país.

Con cariño,

Natalia Torres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: